Reflexión de Pascua de Resurrección.

 

 

Cuando miles de creyentes se preparan para celebrar la fiesta de la pascua de resurrección de Jesús, no puedo dejar de reflexionar sobre algunos puntos que me parecen de importancia y que desde mi perspectiva no debemos olvidar.
Jesús, hijo de Dios, con su ejemplo, nos entrega una filosofía de vida basada en el amor a Dios y al prójimo, al próximo, al que está cerca, no importando su color de piel, posición religiosa, social o política. Es lógico que para mucha gente esta sencilla filosofía de vida pueda ser muy difícil de cumplir o practicar, ya sea por distintos aspectos de tipo familiar, social, cultural, político, etc.

Jesus Resucitado

La importancia de la resurrección de Jesús radica fundamentalmente en el hecho de que el mayor enemigo del hombre es vencido, la muerte; si Jesús no hubiese resucitado, entonces como dice San Pablo, nada de lo que nos enseñó hubiese tenido razón de ser: amar sin condiciones, perdonar, amar a los que no nos quieren o nos desean mal, pero como resucitó, toda esta gran filosofía de vida cobra importancia. La muerte es sólo un paso y Jesús, el Cristo, el gran vencedor, con esto nos hace también partícipes a nosotros, es el gran ejemplo a imitar.

Siempre me he preguntado si hay algo más grande que dar la vida por un ideal, especialmente cuando el mundo y la sociedad está esperando con los brazos abiertos a personas que vivan con un compromiso profundo desde el lugar que les ha tocado vivir. Sin duda que dar la vida por lo que se ama y entregarnos sin condiciones requiere de una vocación y amor dignos de destacar y alabar.

Pascua, viene de una palabra hebrea que significa “paso”; en el caso de Jesús, es el paso de la muerte a la resurrección. Paso de una vida a otra; paso como comienzo, como inicio de una nueva y mejor etapa, paso como evolución personal en la dirección que queramos y que necesitemos. Paso, entonces, es un sinónimo de decisión, de decisiones profundas y radicales, de dejar atrás y de perdonar y de perdonar, aunque no nos hayan pedido perdón, simplemente hacerlo, lo demás se lo dejamos a Dios.

Cuando el único paso difícil de dar es el primero, entonces vivamos esta pascua dando gracias por esta nueva oportunidad de recogernos y mirar hacia nuestro interior y dedicarnos ese tiempo que necesitamos para mejorar, perdonar, perdonarnos y por sobretodo para sanarnos.

Miles de bendiciones para todos, que el rayo Rosa de Jesús, llene de amor y plenitud todos sus hogares y familias.

Oración de Fin de Año

Oracion 2

 

“Oración de fin de año”

 

Señor,

Te doy las gracias por todo lo que viví y que me enseñaste a valorar, incluso por aquello que ha sido desgraciado, aunque sé que tú nunca quisiste que sucedieran, sé que aprendí a darle más valor a lo que tengo y a sacar siempre lo positivo de cada situación.

Gracias porque me demostraste una vez más que no importa las veces que caiga, sino las que me levanto.

Gracias porque sé que estás en todos lados y tu presencia no se borra con un lápiz o negándote.

Gracias por la familia que me diste, porque me has enseñado que sus errores son los míos y  no los tengo que aceptar, sino simplemente amar.

Gracias por aquellos que me han hecho daño, porque me han enseñado a ser más fuerte, pero por sobretodo a desarrollar mi capacidad de perdonar… sé que tú lo haces conmigo.

Gracias por aquellos que te niegan, porque me da más argumentos para creer en ti.

Gracias por cada persona que pasa frente a mí, porque sé que vives en cada uno de ellos y tú me has enseñado a reconocerte.

Gracias por cada don que me das, porque además me das la posibilidad de compartirlo con tus otros hijos.

Gracias por no verte, porque si te viera jamás hubiese aprendido lo que es la fe.

Gracias por este universo y por cada elemento de esta creación, porque me demuestra que eres más grande de lo que puedo imaginar.

Gracias por respetar mi libertad y mi voluntad, es el regalo más grande que un padre le puede dar a su hijo.

Bendice  mi familia, mi hogar, mi trabajo, mi mesa, mis amigos y a todos los que comparto diariamente y simplemente te pido, que cada día que viva, sea infinitamente mejor que el anterior.

Que así sea.

Gracias, gracias y gracias

Héctor Salazar

Maestro en reiki

Diciembre de 2013

 

“Una Cadena de Milagros”

DSC00901

 

“Una cadena de milagros”

 

 

         “Cuando era niño, había una historia que me contaba mi abuelo,  de la que nunca me cansaba de escuchar su relato.  Decía que hace muchos años atrás,  lejos de esta ciudad, en un pueblo de aquellos surgidos con más sacrificio, esfuerzo y propósito que con dirección y planificación, había un niño llamado Marcos,  buen hijo, amigo y alumno, siempre obtenía el primer lugar de su curso, debido a sus excelentes calificaciones y,  además, el premio de mejor compañero.  Dicen que sus habilidades, destrezas y entrega,  heredada y cultivada por sus padres, iban siempre acompañadas de una palabra adecuada, prudente y sabia, con una actitud dadivosa y un gesto amoroso, lo suyo era de todos.   Según mi abuelo, era ver la presencia de un santo,  pero nunca había que olvidar que era un niño como todos.   Era muy extraño verlo enojado o molesto,  pero siempre muy pensativo, a veces absorto  en las diferentes situaciones a las que se debía enfrentar o solucionar, de las que generalmente salía airoso.  Seguramente si hubiese vivido en estos días,  sus visitas al psicólogo hubieran sido frecuentes y normales.  A veces, la estructura social no entiende a aquellos que son distintos, pero no todos podemos, debemos y queremos ser iguales,  tendríamos un mundo plano, estático y sin fluidez.  Sus padres,  eran los dueños del único almacén  que había en el pueblo,  conocidos por su honradez y honestidad,  llenaban de regalos a su hijo cada fin de año,  como premio por lo que había logrado.   Llegó a tener  una pieza  llena de juguetes,  aunque nunca fue egoísta, ya que tenía la costumbre de regalar la mayoría de ellos a los niños del pueblo,  no sólo los que ocupaba con  poca frecuencia, sino también,  los que más le gustaban,  consideraba que no era un buen sacrificio y una actitud digna y generosa, compartir y regalar lo que menos le  agradaba.

 DSC00902

        Lamentablemente, al crecer el pueblo, llegó un hombre, con visión de futuro, decían todos en la zona, que ofrecía buenos trabajos, pero tristemente también, junto con él su dinero, que era más de lo que podía contar o podía suponer que tenía, nadie se podía explicar con claridad qué hacía ahí,  el pueblo era demasiado pequeño para lo que pretendía.     Construyó un supermercado casi tan grande como los que hay en Santiago.  Parecía una exageración para la cantidad de habitantes que tenía el pueblo,   ni siquiera parecía lógico para esos momentos, pero decía que algún día todo ese lugar iba a crecer,  que muy pronto se poblaría de sobre manera,  así que su inversión tendría una buena recompensa,  la que según él sería muy luego.  Debido  a todas estas situaciones y, principalmente a los bajos precios, que los padres de Marcos no se imaginaban cómo los conseguían,  que el pequeño almacén empezó a ir mal.  De un día para otro no vendieron más, la gente prefería comprar en el supermercado.  Cambiaron la amabilidad,  la simpatía,  el cariño, la sonrisa y la palabra amable por la frialdad de las ofertas y  los bajos precios.  Después  de muchos años de analizar esta historia,  he llegado  a la conclusión que  venció el poder material al espiritual,   por lo menos hasta ese momento.  Pero los padres de Marcos nunca le contaron que el negocio estaba quebrado y, así como llegaron  a tener mucho dinero,  así también lo empezaron a perder.  Prácticamente ningún vecino se acercaba a ellos,  muchos por vergüenza,  ya que nadie podía dejar de reconocer los inmensos favores que siempre recibieron,  sin haber dado nada a cambio.  A veces he llegado a pensar que no podemos dar sin pedir algo a cambio,  es posible que estemos rompiendo o violando una ley natural,  dar para recibir.  Mi abuelo siempre decía que era muy difícil subir, pero demasiado fácil caerse.  Fue tan grande el cambio de situación económica, que el padre de Marcos comenzó a plantearse la necesidad de conseguir un trabajo pronto y vender,  no importaba a cómo, lo poco que les iba quedando.  Marcos siguió sin saber lo que sucedía,  ya que generalmente lo mantenían alejado del negocio.  Debe ser uno de los grandes errores que cometieron con él.  Un niño jamás debe estar tan alejado de realidad en la que vive.

 

        Cuando llegó fin de año, como niño, pensaba en la gran cantidad de regalos  que iba a recibir, había sido un gran año en lo que a metas se refiere,  especialmente en las académicas, pero al llegar a su casa, después de la fiesta de despedida de su colegio, su sorpresa fue grande, ya que no encontró ninguno.   Sin embargo,  como siempre mantenía una actitud,  hasta extremadamente positiva,  y de todo lo malo sacaba algo bueno, no pensó en nada  negativo.  Como era un buen hijo, no manifestó su desazón  a sus padres, pero también pensó que en navidad le llegarían todos juntos.  A veces, le hacían bromas respecto al tema y era probable que  esta fuera una de esas.  Entonces marcos, hizo una carta al viejito pascuero,  tan larga como su imaginación,  y la dejó en el árbol de navidad,  pensando en que ya los tenía.  Sin embargo, cuando el papá de Marcos la leyó,  lloró tanto que fue a dar al hospital,  su corazón no soportó la tristeza.  Estuvo muy grave, tanto que todos en el pueblo pensaron que moría,  por lo que hicieron una gran cadena de oración para que se recuperara, ya que había muy pocas posibilidades de que se salvara,  sin embargo la fe colectiva pudo más, por lo que se recuperó con prontitud, y a pesar de que su madre no quería contarle toda la verdad de  lo que estaba sucediendo a su hijo, con mucha pena y un poco de vergüenza, lo hizo de todas maneras.   Entonces, ahora era marcos el que enfermaba de pena,  pero una vez más, como de todo lo malo siempre extraía lo bueno (esta era la mayor característica del niño, era lo que realmente lo hacía diferente de todos los demás),  pensó que era mejor saberlo para asumirlo rápidamente,  no obstante,  nuevamente no reprochaba a sus padres por no contárselo debidamente.   A veces,  los padres tienen una actitud  exageradamente  sobre protectora.

 DSC00903

        Cuando quedaban sólo dos días para que llegara la navidad,  Marcos se levantó de su cama,  pensó que debía tener una actitud madura y cambió las cartas,  por otra que había hecho,  esta última era totalmente diferente.   La mamá sin saberlo, se la llevó y la puso en su bolsillo,  ya que tenía que ir a buscar a su marido al hospital,  que no se encontraba del todo bien, pero lo necesario para volver a su hogar.  Lamentablemente ahora, estaba enfermo,  solo, sin dinero y sin trabajo. 

 

        Cuando ya estaban en la casa,  los padres de Marcos, después de conversar un poco, decidieron reunir los escasos ahorros que les quedaban, tenían que decidir entre comprar una larga y costosa lista de remedios,  ya que la mejoría del corazón del papá de Marcos dependía de eso, y  comprar los regalos que su hijo había pedido en la carta,  la misma que había provocado toda esta situación.  Sin embargo, al leer la nueva, la sorpresa fue muy grande,  ya que esta vez, sólo le pedía dos cosas al viejito pascuero,  las que diferían totalmente de las anteriores: la primera, decía que su padre se sanara y,  la segunda, que le enseñara el verdadero   sentido de la navidad.   Así que,  de esta dura manera,  Marcos y sus padres aprendieron, que lo más importante es que estuvieran sanos y juntos.

 

        La noche de navidad no esperaron al viejito pascuero,  a  diferencia de otros años, también  la cena era más que humilde,   casi como de pastores, pero cuando se aprontaban a sentarse a la mesa,  tocaron a la puerta, la cadena de milagros continuaba su curso, eran todos los amigos de Marcos,  con sus respectivos padres que venían  a traerle una infinidad de regalos,  en agradecimiento a cómo habían sido con ellos.   Llenaron la mesa de diversos alimentos,  todo volvía a ser como en las navidades anteriores.   No obstante,  al hacer unos instantes de silencio,  por la situación que habían vivido,  nadie quiso comer lo que habían dejado encima,  no porque no les agradara,  sino porque decidieron salir a repartirlos y compartir con las personas de otros pueblos cercanos, ya que durante muchos años, se habían olvidado que el nacimiento de Jesús era el verdadero regalo y único milagro.

 

        Decía mi abuelo, que los verdaderos milagros ocurren a diario, insertos dentro de una enorme cadena de ellos, que sin embargo, nuestra vanidad es tan grande,  que siempre esperamos manifestaciones asombrosas.

 

        Nunca he sabido con exactitud,  si esta historia es verdadera,  aunque fuera con cierta relatividad,   pero me gustaría pensar que sí.   Lo único que sé  con claridad, es que en nuestra propia vida,  a diario hay una gran cadena de milagros,  lo que sucede es que simplemente no nos damos cuenta.

 

        Según mi abuelo,  cuando Marcos  se hizo adulto,  salía durante las navidades a repartir,  junto a su propia familia,  juguetes y alimentos a la gente más necesitada,  pero principalmente a ser una pequeña parte de esa gran cadena de milagros…”

 

DSC00905

 

De mi libro “A un paso del cielo”

Héctor Salazar Soto

Maestro en Reiki

Reiki para todo y en todo nivel.

Imagen

Nivel I Dic 1

Reiki para todo y en todo nivel. Reiki es una palabra japonesa compuesta por dos: Rei, que significa Universal o Divino y Ki, que es la energía propia, por lo que si tuviéramos que definirlo sería, La Energía Universal o Divina que pasa a través de uno. Este concepto es súper interesante y particular, porque el iniciado en reiki se transforma en un canalizador de energía y no en un dador de energía, la diferencia fundamental es que jamás un reikiano dará energía propia o recibirá la energía de la otra persona. En términos terapéuticos tiene especial relevancia porque nunca y recalco que nunca, existiría una mezcla de energías. Un reikiano no le entregaría una dolencia a su paciente, pero mucho más importante, tampoco recibiría una dolencia o una enfermedad del paciente mismo. Reiki restablece la energía del cuerpo y actúa en diferentes niveles: A nivel mental: abre y desbloquea tu mente, especialmente de aquellas cosas que nos fueron regaladas en forma  inconsciente, como  bloqueos, miedos, traumas, fobias, adicciones, etc. Pero básicamente porque le otorga a la mente una estabilización de las energías positivas por las que fuimos creados. Todo ser es intrínsecamente bueno y esencialmente puro. Reiki despierta tus sentidos más profundos, limpia y purifica tus centros de energías o chacras, abriendo tu visualización, tu clariaudiencia y tus sensaciones. A nivel emocional: vinimos a este mundo a ser felices, reiki te ayuda a encontrar una razón para vivir y a encontrar razones a lo que estás viviendo. Somos esencialmente emociones, nuestro corazón es lo primero que se forma al producirse la concepción y una persona que es feliz,  nunca se enferma. A nivel espiritual: Reiki permite conectarte con todo este mundo invisible o sensorial que no vemos. Cuando somos concebidos tenemos la capacidad de ver, escuchar y sentir, esos sentidos y dones a medida que nuestra gestación avanza, nacemos o vamos viviendo experiencias traumáticas, tanto en nuestra niñez o adolescencia, vamos perdiendo lo que la naturaleza y este universo creado por Dios nos regaló. Reiki te da la oportunidad de reconectarte con todos estos universos paralelos de una manera armónica y amorosa. A nivel social: la energía de reiki es una sabía y poderosa, abre tus caminos, incluso los que por años han estado bloqueados, elimina de tu vida todas las energías negativas que no te dejan avanzar, haciendo tu camino libre y sin ataduras. Nivel I Dic 2

Reiki es la energía vital que restablece la energía tanto a nivel físico como a nivel mental. Se ha demostrado ser eficaz en enfermedades físicas y psicológicas. A nivel físico aumenta nuestro campo energético, fundamental para evitar enfermedades de todo tipo. Genera mayores anticuerpos y reduce los tiempos de sanación o recuperación · Gripes y resfríos · Migrañas y fibromialgias. · Lesiones óseas y musculares como contracturas, lumbago, esguinces, quebraduras, fisuras y desgarros. · Inflamaciones óseas como artritis y artrosis. · Cólon irritable y estreñimiento. · Infecciones a la piel, alergias y soriasis. · Enfermedades del corazón. · Asmas. · Diabetes. · Enfermedades auto inmunes como lupus, sjogren y Guillain-Barré. · Enfermedades graves como cáncer, hepatitis o VIH. A nivel psicológico, reiki abre tu mente, mejora la autoestima y autoconocimiento, desarrolla un mayor grado de aceptación personal y confianza en uno mismo: · Evita el estrés, ansiedades y las angustias. · Elimina los estados de pánico y depresiones de todo tipo y de distinta gravedad. · Reduce las fobias y traumas. · Bulimia y anorexia nerviosa. · Sana las adicciones (tabaco, alcohol o drogas) y dependencia de remedios o psicotrópicos. · Problemas de estudios y bloqueos como dislexia o discalculias. · Hiperactividad y concentración. Reiki sana, alivia y consuela. Es importante que una enfermedad sea tratada a tiempo, ya que los resultados dependerán de la constancia con la que los pacientes sean sometidos a reiki y en lo posible cuando la enfermedad comienza, no cuando se está llegando al final. El grado de eficacia de un tratamiento también depende directamente de las decisiones que se tomen respecto al tiempo.  

 

Héctor Salazar Soto

Maestro en reiki y registros akáshicos

www.reikianos.cl

reikianos@gmail.com

09 8411053

Registros Akáshicos: Iniciación en primer nivel.

Registros Akáshicos: Iniciación en primer nivel.

Sábado  30 de Noviembre

Los Registros Akáshicos son la historia personal de todo lo que hemos vivido, tanto en esta vida como en otras.  Este Universo tiene una memoria escrita en un libro que llamamos Akasha. Todo ha quedado registrado, lo que hemos hecho, dicho, pensado, personas con las que hemos estado y de qué manera nos relacionamos con ellas, las antiguas razones de nuestra existencia, karmas, traumas, enfermedades, riquezas y personas que se han marchado.

energia positiva  Sigue leyendo

A Un Paso Del Cielo

20130729-161318.jpg

“El libro siempre estará diciendo lo mismo, nunca se cansa, siempre está dispuesto a repetir lo mismo, una y mil veces”. Con estas sencillas palabras, que han trascendido en el tiempo por varias generaciones, de San Antonio María Claret, he querido comenzar estas pequeñas palabras introductorias, solamente para señalar que “A un paso del cielo” es un pequeño, pero significativo aporte a la comunicación con Dios, pero por sobretodo, un aporte para ir mejorando y aliviando tu propio camino, para decirte que no estás solo, ya que es el camino que te ha elegido Dios para crecer, fluir y desarrollarte, que está esperando que lo tomes y lo sigas, haciendo de ti mismo un reflejo de su presencia aquí en la tierra y uno más de sus instrumentos, servidores más que servidos, parte de su ejército, hilo de una gran red, esa que nos sostiene y nos protege y que ayuda a los otros a caminar, siempre con la vista hacia delante, sin mirar atrás. Dios espera por tu misión.

Sigue leyendo